Quedó inaugurada la Nueva Sede del CeDInCI

El pasado jueves 7 de abril, a 24 años de su creación, el CeDInCI inauguró su nueva sede con la Fundación Friedrich Ebert

Mesa de Inauguración: Martin Schulz, Svenja Blanke, Horacio Tarcus y Mariano Schuster.

El jueves 7 de abril el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas, CeDInCI, bajo la dirección del historiador Horacio Tarcus, dejó inaugurada su nueva sede de la calle Rodríguez Peña 356, Ciudad de Buenos Aires. Gracias al apoyo de la Friedrich-Ebert-Stiftung, el CeDInCI pudo concretar finalmente su sueño, después de más de una década de búsqueda y gestiones en diferentes esferas nacionales y locales. Algo que, como señaló en el evento la misma directora de la Fundación Friedrich Ebert – Argentina, Svenja Blanke, parecía hasta hace un año una utopía: una nueva casa, más mucho amplia y mejor ubicada, que permitiera alojar el inmenso acervo documental acumulado en la sede de Fray Luis Beltrán, que había sido cedida en 2002 por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La historia del CeDInCI, como enunció el pasado jueves el historiador Ezequiel Adamovsky, tiene una prehistoria. Se remonta a una pequeña baulera de la casa de Horacio Tarcus, en la que venía reuniendo materiales diversos desde los años ’70 sobre las izquierdas, y que ya entonces era visitada por investigadores y periodistas. En 1997 ese acervo inicial se enriqueció con la adquisición del fondo documental del militante José Paniale, de modo que un año después el CeDInCI se constituyó como asociación civil y abrió sus puertas al público, marcando un hito al hacer un traspaso desde lo privado a lo público.

En 2002, cuatro años después, había crecido de tal modo el acervo inicial que se hizo necesario un nuevo espacio. Llegó entonces, a través de diversas gestiones, la casa del barrio de Flores. En 2015 fue necesaria una ampliación para alojar la biblioteca del filósofo José Sazbón, la del socialista Jorge Tula, la del editor Samuel Glusberg y la del periodista Mario Valotta. El CeDInCI debió alquilar un espacio cercano que los últimos cuatro años fue gestionado gracias a un convenio con la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), casa de estudios con la que el CeDInCI mantiene además un vínculo de cooperación y apoyo desde el año 2010. 

Pero gracias a la confianza depositada por socios y amigos, el patrimonio documental continuó creciendo exponencialmente, y una vez más el depósito alquilado resultó insuficiente. Así fue que en 2021 la Fundación Friedrich Ebert y su revista Nueva Sociedad, con las que el CeDInCI mantiene un vínculo de cooperación desde hace muchos años ya, ofrecieron la posibilidad de solicitar al Ministerio de Cooperación alemán los fondos para adquirir en propiedad una nueva sede, que finalmente fue la casa de tres plantas y 800 metros cuadrados de la calle Rodríguez Peña.

Para equipar el edificio, que cuenta con una galería de exhibiciones, veinte salas, un salón para seminarios y un auditorio, el CeDInCI llevó adelante durante el último verano una campaña colaborativa que recibió el apoyo de más de un centenar de socios y amigos, tanto del país como del exterior.

En su presentación el jueves pasado, Tarcus señaló que la nueva casa del CeDInCI quiere recoger la tradición de las antiguas “casas del pueblo”, espacios de sociabilidad que cobijaron y alimentaron la cultura de los sectores obreros. Los tiempos han cambiado mucho desde entonces, señaló el director del CeDInCI, de modo que hoy se trata de recuperar ese legado “como espacio de documentación y de estudio, como lugar de memoria, como ámbito abierto al debate de ideas contemporáneo, como un espacio de sociabilidad política e intelectual donde están invitadas todas las personas que se sientan interpeladas por este proyecto”. 

Al acto de inauguración asistió una delegación de la FES de Alemania encabezada por su director Martin Schulz, que remitió a los presentes a las antiguas relaciones entre el socialismo alemán y el socialismo argentino promovidas por los exiliados alemanes del Club Vorwärts, a fines del siglo XIX.
También asistió en pleno el plantel de la FES Argentina, liderado por Svenja Blanke, quien remarcó en su discurso que unen a la FES y al CeDInCI el mismo objetivo de “recuperar el legado, promover el acceso e intervenir en el debate público desde una perspectiva de izquierda”.

Como símbolo del agradecimiento a la FES, Horacio Tarcus hizo entrega a Martin Schulz de un antiguo ejemplar de El Capital de Marx traducido por el socialista argentino Juan B. Justo. El presidente de la FES lo depositará en la extraordinaria biblioteca socialista que posee la FES en la ciudad de Bonn.

Horacio Tarcus y Martin Schulz mirando materiales del acervo del CeDInCI

También se hicieron presentes el asesor del gobierno nacional, el antropólogo Alejandro Grimson; el Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, acompañado del Presidente del Consejo de Participación Cultural, el director de cine Nicolás Gil Lavedra; la jefa del Departamento de América Latina de la FES, Valeska Hesse y el encargado de asuntos políticos de la Embajada Alemana en Buenos Aires, Phillip Herzog.

Entre un centenar de asistentes llegaron hasta la nueva sede además figuras muy diversas de la escena cultural argentina como Juan Carlos Sebreli, Beatriz Sarlo, Carlos Altamirano, Hilda Sábato, Hugo Vezzetti, Carlos Gabetta , Berta Stolior, Ezequiel Adamovsky , Mabel Bellucci, Laura Klein, Marcelo Ernesto Ferreyra, Juan Queiroz, Americo Castilla (Fundación TyPA), Martín Oliver (FundaciónWilliams), Luis Ovsejevich (Fundación Konex), León David Glusberg, Cacho Lotersztein, Adrián Gorelik, Alejandro Katz, José Fernández Vega, Gabriel Entin, Martín Baña, Mariana Rey, Daniel Sazbón, Daniel Franco y Luis Hessel. Entre los investigadores del CeDInCI se contaron Claudia Gilman, Mariana Canavese, Laura Fernández Cordero, Sandra Jaramillo Restrepo, Lucas Domínguez Rubio, Ivanna Margarucci, Ezequiel Saferstein, Ana Trucco Dalmas, Mariana Bayle, Karina Jannello (directora además de la biblioteca y hemeroteca del CeDInCI) y Adrian Celentano. 
El presentador Mariano Schuster leyó los diversos mensajes de adhesión que hicieron llegar al evento el historiador Enzo Traverso, el periodista Pablo Stefanoni, la socióloga Maristella Svampa, el historiador Luis Alberto Romero, la investigadora Sandra McGee Deutch y la socióloga y feminista Dora Barrancos.

La galería de ingreso a la nueva sede CeDInCI ofrecía una muestra de antiguos afiches del socialismo alemán y argentino curada por el galerista Emiliano Alvarez, la archivista Eugenia Sik y el artista plástico Rodolfo Marqués. La muestra se podrá visitar durante los meses de abril, mayo y junio.

Son tantos los socios y amigos del CeDInCI que manifestaron su deseo de participar de la inauguración, que el centro está programando una segunda celebración para inicios de mayo con otro centenar de invitados.

Los servicios de atención al público para consultar el acervo, por el momento seguirán en la sede de Fray Luis Beltrán 125, CABA.

Mensaje de adhesión de Pablo Stefanoni: “Como escribió el historiador Robert Darnton, la historia intelectual consiste en gran medida en desempolvar materiales de archivo -panfletos, libros perdidos, nombres olvidados- y no limitarse a estudiar los escritos de las grandes plumas. Y esa es la filosofía que viene animando la construcción del acervo del CeDInCI, sostenido en gran medida en la obsesión de Horacio Tarcus pero también por un trabajo colectivo. El objetivo utópico de Tarcus es tener “todo” lo que se refiere a las izquierdas, con la convicción de que aunque una revista o un panfleto se pase años o décadas “juntando polvo”, algún día alguien vendrá a consultarlo y esa consulta justificará todo el esfuerzo que fue necesario para conseguirlo -por eso anda con un listado de revistas faltantes en el bolsillo, ¿quién puede saber en qué momento fortuito aparecerá la persona indicada para completar una colección de revistas? y también por eso, Tarcus fue construyendo una red de dealers de libros y revistas por todo el mundo. Y al final, ese esfuerzo, que comenzó como una colección privada que se volvió pública, hizo estallar la vieja casa y dio origen a la campaña para conseguir una nueva casa. Finalmente, esta casa, cuya propia historia, por deformación profesional, ya está en la página web del CeDInCI”.

Mensaje de adhesión de Maristella Svampa: “Hola Horacio. Ayer escuché tu mensaje pero la verdad es que fue tan sobre la fecha y con el día tan  complicado que tuve acá a la distancia, me resultó imposible encontrar un momento para  sentarme, pensar con la cabeza puesta en la memoria y enviar un saludo a la altura de tal celebración. Igualmente quería hacerte/hacerles llegar este saludo tardío,  un saludo lleno de una admiración sincera por todo lo logrado por el CeDInCI en estas varias décadas. Esta mañana me levanté pensando en las diferentes sedes del CeDInCI, desde las bibliotecas altas de tu departamento en la calle Sarandí, testigo de tantos debates de madrugada, pasando por el PH de Sarmiento, ya en el medio de los primeros eventos públicos, hasta la hermosa y larga etapa del CeDInCI en Flores, donde se multiplicaron además de los libros y los archivos, las exposiciones y los debates, y por supuesto los asados (todavía no vegetarianos…). Me llevo del CeDInCI de Flores, el recuerdo no solo de las noches de terraza de fin de año, sino sobre todo de la sala de reuniones explotada de gente, rodeando la enorme mesa rectangular -casi incongruente por su tamaño-; el pasillo poblado de sillas y las miradas atentas, el afán puesto en el deseo de no perderse una sola palabra acerca de la discusión sobre las izquierdas, sus mundos, sus pasiones, sus derrotas pero también sus esperanzas. No dudo de que la gran sede del centro de Buenos Aires podrá dar cabida a todo ese reverberar y mucho más. El CeDInCI es el Centro de documentación de las izquierdas más importante de la Argentina y sin duda uno de los más señeros del continente. Pero el CeDInCI siempre ha sido algo más que un centro de documentación de las izquierdas y no dudo de que esta nueva sede contribuirá a amplificar el enorme proyecto que lo anima pero nunca lo desborda: el de debatir, cuestionar y recuperar no sólo las izquierdas del pasado, sino también el de pensar y abrir las puertas a las izquierdas del presente, que en el marco de esta enorme crisis ecológica y civilizatoria intentan imaginar una vida digna y una transición justa. Abrazos grandes para vos, para Karina, para todo el equipo, y un brindis cedincista a la distancia.”

Horacio Tarcus con el presidente de Fundación Konex, Luis Ovsejevich.

Mensaje de adhesión de Luis Alberto Romero: “El CeDInCI ha encontrado finalmente su casa. Este Centro es una de las cosas más alentadoras que le ha sucedido a la cultura argentina y una demostración de lo que puede hacerse desde lo personal y desde la sociedad. En torno del repositorio, y de su director, se ha desarrollado un emprendimiento cultural de gran trascendencia.

También se ha formado un plantel de archivistas e historiadores muy calificado y entusiasta , que aseguran la continuidad del impulso fundador.” 

Muchas, muchas, MUCHAS GRACIAS a todxs lxs que lo hicieron posible. 

GALERÍA DE IMÁGENES